Capítulo 6 de la Disciplina y el Orden Interno

Artículo 34: La disciplina es consciente como corresponsable a la integridad ética y moral de los Hombres de Negocios basadas en el respeto, la honestidad, la solidaridad, la fraternidad humana y el cumplimiento responsable y creativo de las obligaciones contraídas.

Artículo 35: El desarrollo de las reuniones de la Junta Directiva se realizara conforme al Orden del Día aprobado, guardándose por todos los presentes el debido respeto a todas las opiniones, excluyéndose en los intercambios el uso de términos descalificativos y groseros.

Artículo 36: La asistencia a las reuniones deberá ser puntual para todos debiendo acudirse a las mismas con el vestuario adecuado, evitando el uso de prendas como shorts, desmangados, camisetas, etc.

Artículo 37: Son obligaciones para todos los miembros de la Junta Directiva:

a)      Asistir a las reuniones a las que sean convocados, salvo que por causas justificadas se hallen impedidos de hacerlo, debiendo comunicarlo con antelación al Presidente.

b)      Informar sobre cualquier cambio de domicilio, centro de trabajo y otra circunstancia que pueda imposibilitar su localización.

c)       Participar en los grupos AD-HOC que se constituyen ante situaciones emergentes

d)      Mantener una apariencia personal adecuada.

e)      Gozar de buen concepto público e su ámbito social y familiar.

Artículo 38: Son prohibiciones comunes para todos los miembros de la Junta Directiva:

a)      Aceptar cualquier tipo de retribución o beneficio personal a cambio de información o asunto del solo interés para la Asociación y sus miembros.

b)      Asistir a las reuniones en estado de embriaguez o mostrando aliento etílico.

Realizar actividades que puedan poner en riesgo la imagen pública de la Asociación.

Capítulo 7 del régimen disciplinario

Artículo 39: Las medidas disciplinarias son efectivas a partir del día hábil siguiente al de su notificación, con independencia de que se muestre inconformidad contra ellas.

Artículo 40: Las medidas disciplinarias se aplican casuísticamente y de forma colegiada pro la Junta Directiva o por las filiales, según sea el caso, y son apelables, en esta ultima circunstancia, ante la Junta Directiva Nacional.

Artículo 41: Se considera infracciones graves, objeto de medidas disciplinarias las siguientes:

a)      Las ausencias e impuntualidades injustificadas y reiteradas a las reuniones de la Asociación.

b)      Desobediencia reiterada a las orientaciones del Presidente de la Asociación.

c)       Ofender y faltar el respeto a cualquier miembro de la Asociación dentro o fuera de las reuniones.

d)      Incumplimiento reiterado del pago de las cuotas sociales.

e)      Incurrir en conductas constitutivas de delitos en cualquier circunstancia.

f)       El incumplimiento de las obligaciones y prohibiciones contraídas en virtud de los artículos 37 y 38 respectivamente.

Artículo 42: Teniendo en cuenta la infracción cometida. Las circunstancias concurrentes, los prejuicios causados y las condiciones personales del infractor se aplicaran las medidas disciplinarias siguientes:

a)      Amonestación privada o pública.

b)      Suspensión de derechos de hasta seis meses.

c)       Separación del cargo.

d)      Separación definitiva de la ACHN.

Artículo 43: todos los órganos que impongan una medida disciplinaria tendrán el derecho de reconsiderarla, modificarla o suspenderla.

Capítulo 6 de las formas y modificaciones de los estatutos

Artículo 44: Para que tenga ligar la reforma o modificación de los Estatutos, será necesario que este acuerdo se tome en Junta General de Asociados previa instancia dirigida a la misma, y que tenga la firma de no menos de cincuenta asociados, o que sea solicitado por acuerdo de la Junta Directiva. Dicha solicitud se hará constar en la Orden del Día de la Junta General, la que será presentada al Presidente de la Asociación Cubana de Hombres de Negocios con veinte días de antelación a la misma.

La Junta General deberá nombrar en ambos casos una comisión de seis miembros para redactar las modificaciones solicitadas, las cuales serán sometidas a la consideración de la próxima Junta General para aprobación definitiva general citada al efecto.

Si la solicitud es para cambiar el nombre o reformar o variar los fines para los cuales fue fundada esta Asociación, será necesaria la aprobación por la mayoría de los veinte primeros asociados más antiguos, así como por las tres cuartas partes de los asociados asistentes a la Junta.

Lic. Osvaldo Rodríguez Díaz

Abogado, Asesor de la ACHN